sistema de riego por aspersión

Sistema de riego por aspersión, una protección ante las bajas temperaturas

El sistema de riego por aspersión es una manera de generar protección ante las bajas temperaturas que se alcanzan durante el invierno. Especialmente cuando se concentran borrascas procedentes del norte de Europa que conllevan desplomes del termómetro muy acusadas.

Estas bajas temperaturas suelen generar problemas en los cultivos, especialmente en sus hojas y en los frutos. De ahí que los sistemas de riego por aspersión sean especialmente útiles para evitarlo. Y es que el agua que reparten durante sus sesiones hace que se cree una capa de agua que protege la hoja, el tronco y el fruto de la planta como si de una película de plástico se tratara.

Para explicártelo más a fondo y que valores su instalación en tu campo o jardín, desde Sertec Riego hemos redactado este artículo.

 

Qué es y cómo se usa

El sistema de riego por aspersión es aquel que distribuye el agua en forma de gotas pulverizadas. Como si imitara a la lluvia. Esta agua suele cogerla de un depósito o acumulación de agua con el que está conectado. Consigue que el agua se distribuya por todo el cultivo, sin generar encharcamientos. De ahí que los expertos señalen este sistema como uno de los que mejor distribuyen el agua.

Un sistema de riego por aspersión está compuesto por los siguientes elementos: una unidad o grupo de bombeo; una serie de tuberías principales, hidrantes, elementos que permitan realizar el control y la regulación del agua; una o varias tuberías laterales o ramales de riego; y, por supuesto, aspersores. Estos aspersores los podemos encontrar con características muy diferentes. Tanto fijos como semifijos o móviles. De manera que dependiendo de las particularidades de nuestro terreno, de la fuente de agua y del tipo de cultivo, optaremos por unos o por otros.

El empleo que suele realizarse de los sistemas de riego por aspersión está muy generalizado en España. Y es que permite mantener un grado de humedad ambiental que refresca en verano y protege a las plantas durante la temporada invernal.

fruta y el sistema de riego por aspersión

El riego por aspersión para proteger

Para evitar que la bajada de temperaturas provoque daños importantes en tus plantas, puedes utilizar el sistema de riego por aspersión.

Y es que al cubrir de agua la parte exterior de las plantas y de las frutas, hace que se genere una capa protectora a su alrededor. Una especie de iglú que las inmuniza con respecto a las bajas temperaturas exteriores. Lo que supone protegerlas del daño de las heladas.

Este uso del sistema de riego por aspersión de basa en un principio físico. El que sostiene que se puede aprovechar el calor latente del agua. Y es que el agua libera nada menos que 80 calorías por gramo al congelarse. De ahí que mantiene fría pero no congela la superficie que está cubierta con ella.

Gracias a los modernos dispositivos de microaspersión a bajo caudal, este sistema de riego proporciona esta capa protectora a los cultivos. Consiguiendo salvar cosechas enteras y protegiendo hojas y el propio tronco del árbol.

Este sistema de riego por aspersión se ha empleado de manera efectiva en muchas ocasiones. Una de ellas fue la helada del año 1985, que afecto a todos los cultivos de Levante, pero que en una finca que tenía el Ministerio de Agricultura en la localidad de La Plana no se vieron tan afectados debido a que se usó este sistema de riego por aspersión para evitar daños mayores.

Así pues, desde Sertec Riego recomendamos el uso del sistema de riego por aspersión, una protección ante las bajas temperaturas.

1 comentario

Trackbacks y pingbacks

  1. […] que se suele emplear en jardines con césped o similar. O en cultivos frutales cuando se quiere proteger al fruto de los daños que pueden ocasionar las bajas […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.