Regar un jardín vertical

Regar un jardín vertical todo lo que debes saber

Regar un jardín vertical no es sencillo y requiere unos conocimientos para que luzca bonito y en su másximo esplendor, por ello en Sertec Riego te explicamos todo lo que debes saber al respecto. Así, a partir de ahora podrás evaluar qué cantidad de agua le hace falta y cómo organizar sus sesiones de riego.

Esperamos que te resulte útil.

Todo lo que deberías saber sobre regar un jardín vertical

Un jardín vertical es aquel que se coloca en todo tipo de superficies (paredes, muros, etc.) pero siempre de manera vertical. Están muy de moda porque ayudan a controlar la temperatura en el interior de los edificios y los ayuda a depender menos de los sistemas artificiales de refrigeración. Además de que su instalación ofrece un aspecto medioambientalmente responsable a sus responsables. Lo que supone que mejora el ánimo de las personas que trabajan en su interior. Sobre todo porque entienden que se encuentran en un entorno saludable.

La composición de los jardines verticales varía atendiendo a la zona en que nos encontramos. Y es que se trata de escoger plantas, no sólo en tonalidades verdes sino que aguanten bien las temperaturas exteriores. En caso de que la pared o muro se encuentra en al parte interior del edificio, que soporte bien la poca luz que les llegará.

Esto hace que regar un jardín vertical sea una labor compleja, que no se puede solucionar empleando una sencilla regadera.

En Sertec Riego sabemos lo complejo que puede ser regar un jardín Sobre todo si tiene gran altura. Pero no es el único espacio en el que pueden encontrarse. De hecho, son muchas las personas que, ante la falta de espacio de sus viviendas, y su deseo de contar con una zona ajardinada en sus terrazas, opta por esta solución para poder contar con sus beneficios.

Para ello, sobre todo, van nuestros consejos de riego.

 

Regar un jardín vertical

Para regar adecuadamente un jardín vertical hay que tener en cuenta lo siguiente:

  1. Que necesitan los nutrientes de la misma manera que el resto de plantas. Por lo que hay que saber qué necesidades tiene cada variedad y poner los medios para que les lleguen.
  2. Existen varias maneras con las que podemos distribuir adecuadamente el agua y cuantas sustancias consideremos oportunas para nuestras plantas. Los más populares son los siguientes: riego por goteo (con un sistema de canalización que distribuya el agua de la mejor manera posible); nebulización (que es el sistema que se asemeja a la neblina o al rocío y que es ideal para los jardines que se encuentran en el interior); con bombas de riego (estos sistemas se sitúan en la parte baja del jardín e impulsa el agua hacia arriba. Es necesario disponer de un buen sistema de filtro para evitar que el sedimento tapone la bomba).
  3. Un elemento que podemos introducir en un jardín vertical son las mantas de riego. Se trata de unas estructuras que retienen el agua y prolongan su disponibilidad. Esto hace que se pueda reducir la frecuencia de riego, lo que conlleva menos carga de trabajo para las personas responsables de su cuidado. Otra ventaja de este sistema es que controla la proliferación de hongos y bacterias porque el objetivo final es crear un suelo vivo en el que las plantas se mantengan por sí solas.
  4.  Finalmente podemos recurrir a la manguera, aunque en este caso más vale que haya un buen sistema de drenaje y que el jardín no sea demasiado grande.

 

Esperamos que tras la lectura de este artículo sepas más sobre los jardines verticales y los puedas regar adecuadamente. En cualquier caso, si tienes problemas para hacerlo, no lo dudes y ponte en contacto con nosotros. Estaremos encantados de ayudarte a conseguir un bonito jardín vertical.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.